En el artículo de el día de hoy le daremos información atrayente y confiable sobre el escritor Sergio Pitol. Sigue leyendo y encuentra su biografía y las mejores obras de este autor mexicano.

contenido

  • 1 Biografía de Sergio Pitol
  • 2 Análisis de la obra de Sergio Pitol
    • 2.1 Primer paso
    • 2.2 Segundo paso
    • 2.3 Obras publicadas

En el producto de hoy le vamos a dar información atrayente y fiable sobre el escritor Sergio Pitol. Prosigue leyendo y encuentra su biografía y las mejores proyectos de este autor mexicano.

sergio pitol

contenido

  • 1 Biografía de Sergio Pitol
  • 2 Análisis de la obra de Sergio Pitol
    • 2.1 Primer paso
    • 2.2 Segundo paso
    • 2.3 Proyectos publicadas

Biografía de Sergio Pitol

Sergio Pitol nació el 18 de marzo de 1933 en Puebla, México. En el año 4 se trasladó a un lugar llamado El Potrero, en Veracruz, después de la muerte de su padre. A la edad de cinco años, su madre asimismo murió trágicamente, ahogada en el río Atoyac. Medró en una gran casa en el pequeño pueblo mencionado, sin sus padres, y rodeado de menos de tres mil pobladores.

Sepultó toda su infancia con adultos para escucharlos expresar en todas y cada una de sus diálogos el anhelo del mundo que existía antes de la revolución, un planeta destruido en el que había recuerdos totalmente contradictorios: recordando las virtudes de este paraíso, en el instante comenzaron a quejarse de la pobreza por la que habían pasado durante ese tiempo.

Estas experiencias fueron exactamente las que influyeron poderosamente en el surgimiento de la primera. cuento de hadas De Sergio Pitol. Entre ellos están los Tiempo cercado e infierno de todos, que, según el autor, son el resultado de un ejercicio de limpieza y una manera de huír de este mundo enfermo, lleno de sitios oscuros y apartados.

A lo largo de muchos años, padeció de malaria, una patología infecciosa caracterizada por brotes intermitentes de fiebre y escalofríos causados por la picadura de un mosquito. Estas situaciones le obligaron a estar recluido en su casa, y durante este tiempo fue totalmente a leer. Comenzó leyendo a autores extraordinarios como Julio Verne, Stevenson, Dickens, entre otros muchos. Cuando tenía 12 años, había terminado de leer Guerra y paz. Su conocimiento del aspecto de la lectura fue bastante admirable, ya que conoció a esenciales autores a una edad temprana.

A los 17 años ya conocía las obras de Marcel Proust, Faulkner, Thomas Mann, Virginia Woolf, Kafka, Neruda, Borges, autores de la generación 27 y del grupo Les Contemporains, tal como ciertos clásicos españoles. Todos los veranos iba a un balneario con su abuela y su hermano para tomar las aguas minerales, pero jamás tuvo mucha mejoría para su patología.

Su abuela fue una figura fundamental en su vida, ya que no solo se encargó de su educación, sino fue un modelo a seguir para él cuando se inició en la literatura porque leyó la mayor parte de sus novelas de tiempo libre, especialmente las de Tolstoi, que era su autor preferido. Tras cumplir 17 años, se fue a la Ciudad de México para estudiar en la facultad y recibió su nombramiento real en la Capacitad de Derecho de la Facultad Nacional Autónoma de México.

Fue bajo la influencia por su maestro Manuel Martínez Pedroso, quien enseñó la Cátedra de Teoría del Estado y Derecho Internacional. Sergio Pitol ha declarado en reiteradas ocasiones que don Manuel pertence a las personas mucho más famosas que ha conocido en su historia.

Estudió derecho en la facultad mencionada y comenzó la misma carrera en la Universidad Veracruzana en Xalapa y en la Facultad de Bristol. Además, fue miembro del servicio exterior mexicano de 1960, donde se desempeñó como añadido cultural en París, Varsovia, Budapest, Moscú y Praga. Su viaje a Moscú fortaleció su pasión por la literatura rusa generalmente, más que cualquier otra cosa por el autor Antón Chévoj. Vivió en múltiples países europeos como Roma y Barcelona, por fundamentos de trabajo y estudio.

De 1969 a 1972 vivió en Barcelona. Allí trabajó para varias editoriales, entre ellas Seix Barral, Tusquets y Anagrama. La Comisión publica sus trabajos en España. Desde 1993 hasta su muerte, vivió en Xalapa, la capital del estado mexicano de Veracruz. Sergio Pitol no solo fue popular como escritor, asimismo fue conocido por sus traducciones al español de novelas de autores de charla inglesa como Jane Austen, Joseph Conrad, Lewis Carroll, Henry James, entre otros muchos.

Comenzó sus publicaciones en la edad adulta, con No existe tal rincón1967. Comenzó a redactar cada vez más con sus mensajes cortos y durante quince años. Pitol, durante su vida, dijo que por medio de las historias, logró su enseñanza. Le tomó bastante tiempo sentirse seguro de su escritura y de sí mismo. Recetó decenas y decenas de libros El arte del vuelo, Publicado en 1996, donde hizo cómputo de su trayectoria y creó un género narrativo y memoralístico bastante íntimo. Sin embargo, la difusión de su obra llegó bastante tarde.

En el mes de enero de 1997 fue elegido como miembro pertinente de la Academia Mexicana de la Lengua. Sergio Pitol murió el 12 de abril de 2018 a los 85 años por complicaciones de afasia progresiva, con la que había estado luchando durante varios años antes de su muerte.

sergio pitol

Análisis de la obra de Sergio Pitol

Las obras de Sergio Pitol tienen un estilo particular que da una visión de desilusión con la realidad a través de un humor refinado y estimulante. En su trabajo, se lo merecen como Trilogía del Carnaval, el El Desfile del Amor, Domar a la Divina Garza y Vida conyugal. En sus volúmenes de novedades, resaltan Noche de Bujará, Anunciado en 1982. Merced a esta novedad, recibió el Premio Xavier Villaurrutia.

En cuanto a su reconocimiento, como ahora comentamos en el artículo, ha llegado para Sergio Pitol solo con objetivos expertos. Pero hay varias razones históricas por las que los hechos se reproducen así. Sergio Pitol publicó muchas de sus obras sin importarle su promoción, pues aún se encontraba en una misión en el extranjero. Aún con la gran cantidad de premios acumulados y traducciones que se dieron a respetar, nunca fue la imagen para los consorcios editoriales, ya que hay autores mucho más reconocidos como Benedetti, García Márquez, entre otros.

No obstante, los libros de este creador jamás fueron difíciles de localizar, ni fueron ignorados por los grandes leyentes. Para Pitol, el privilegio de sus lectores se apoya en la iconografía. Es mucho más que una minoría y se le considera un creador distanciado que está verdaderamente aislado en su biblioteca y cerrado de risa. Pero su presencia de forma frecuente produce lo contrario.

Las obras terminadas de Sergio Pitol, vistas juntas, han cubierto agresivamente el problema de que lo real solo tiene sentido si se cuenta algo. Un recuerdo e incluso los sueños tienen la posibilidad de ser materiales insignificantes que solo pueden pasar algo a otro formando una tercera atmósfera donde las cosas tienen sentido. Como dice en una de sus proyectos, la inspiración es el fruto más especial de la memoria.

Al tema primordial de su crónica El regreso, un estudiante mexicano es expulsado de su habitación en el Hotel Bristol de Varsovia, donde vive humildemente; Recuerda una historia de su niñez mientras que comía cazadores con su amigo: un tlacuache ha robado gallinas y los pequeños tienen la tarea de perseguirlo, lo que hacen por su cuenta, que son un poco brutales.

Cuando el animal que caza a este grupo de pequeños está muriendo, unos siete animales jóvenes son expulsados de su cuerpo, que paralelamente son exterminados, tal como su madre. No hay ningún hecho que conecte la expulsión del joven de su habitación con la narración de los tlacuache, pero se crea una tercera atmósfera en la que la habitación de hotel y la maternidad proponen una teoría sobre el mundo, que consiste en visto que todo movimiento es una expulsión del paraíso y que la vida es un movimiento eterno.

sergio pitol

Para comprobar esto, es suficiente con pensar en los entornos que chocan en la narrativa en cuestión: la exuberancia de la niñez contra la grosería del invierno en la Polonia comunista. Aquí Sergio Pitol sugiere que siempre y en todo momento prosigue algo y siempre y en todo momento puede ser peor. Si bien suene un tanto pesimista, hay una visión bastante realista de la vida mediante su literatura.

El mago de Viena es un libro bastante complejo, aun podría ser parte del cuarto volumen de los escritos autobiográficos de Pitol, en el que las ediciones de Autobiografía temprana, El arte del vuelo y El viaje. Sin embargo, siempre y en todo momento es un libro con extractos para hacernos acordar sus proyectos.

Este no posee las especificaciones formales de sus dos últimos libros, en los que ensayos literarios, diarios y meditaciones sobre su propia poética se sobreponen delicadamente entre sí, creando esta tercera atmósfera llena de ideas que pueden no estar de forma directa integradas, pero que tienen una gran consistencia donde se reflejan libros distrólicos como el Oráculo de Gracián o la trilogía de Henry Miller.

Sus proyectos no son para sentarse y leer en un día, estos son volúmenes de la sociedad. Se aplican de forma directa, sin depender del truco que está en la acción de la conciencia de cada lector, y allí graban la sabiduría del escritor que está dispuesto a regresar cuando más lo precisen quienes lo leen. Además, sus proyectos podrían leerse como una suma de ensayos y notas, al igual que Pasión por la trama, que relata una sucesión de lecturas de Pitol en la enorme hora de su canonización.

Por otra parte, era útil desvanecer la presión formal, la El Viaje en un espacio donde empieza el siglo 21 para las letras mexicanas. Según los críticos, la moneda anterior está esmeradamente dibujada, siendo única entre las letras hispanas más recientes. Al tiempo, ofrece una lección de sutileza en la trama y el avance de toda la historia y sus personajes.

Hay una parte de El Viaje lo que resulta particularmente atrayente para bastantes leyentes, lo que se presenta como un inolvidable ejercicio de intención. Pitol escribe sobre la ciudad de Praga por el hecho de que, aunque es su favorita en las ciudades de europa donde vivió, jamás fue con la capacidad de redactar una sola línea sobre ella. Aun en sus escritos en el diario que tenía mientras vivía allí, detalla lecturas y conversaciones, pero no la ciudad en sí.

Luego, en el libro en cuestión, escribe una escena terrible pero algo cómica en la que retrata un callejón cerca de la embajada, un anciano amonesta a los viandantes del suelo incapaces de ponerse parado. Cuando el creador se aproxima, descubre que el anciano no está bajo los efectos del alcohol, sino que se ha colado en sus heces y toda vez que procura levantarse, patina en ella. Esta escena acaba de alguna manera y jamás vuelve, exactamente la misma la localidad donde sucede el hecho: El Viaje Tiene una acción, pero no guarda relación con Praga.

Conforme avanza el libro, el lector puede ver que el tema que sale del fondo, tenuemente visto, son las heces, de una forma figurada. Relata los rituales socios con la derrota mientras que piensa sobre la creación como un sitio web liberador que no siempre puede ser imaginable, al que servimos ardiendo, resbalando constantemente. Los libros, en esta obra, son al hombre lo que el oro es para los dioses: excremento sagrado.

La última escena es bastante emocionante, pues Sergio Pitol se detalla a sí mismo como un niño en Portrero, Veracruz, el pueblo donde creció. Como ya se ha citado, sufría de malaria. En su libro, cuenta de qué forma, bajo cada episodio de fiebre, se adentra en el espíritu del azúcar y se sumerge en una gran montaña de Bagazo. Allí, sepultado bajo la basura, es percibido como un niño ruso. Después, confiesa que de todas las percepciones que tenía de sí mismo, es la que le semeja auténtica, si bien es la más delirante.

El adulto mayor que se desliza en sus desechos y el niño que parece ruso son completamente diferentes, pero entre ellos se creó lo que llamamos una tercera atmósfera donde están las diferentes revelaciones de la trama. De nuevo, resulta que sin el matiz de la creación literaria, no son perceptibles sin esta tercera atmósfera necesaria.

Por otro lado El arte del vuelo comienza con una descripción distorsionada de Venecia: basta con ver lo que hay en el mundo real, hay que dejar las lentes del periódico olvidadas en el escritorio. Más tarde, en la parte de atrás del libro, la historia que da sentido a los demás desemboca en una historia emocionante en la que muere la madre del narrador, y solo puede ser recordada en una sesión de hipnosis. La realidad es clarísima, pero solo puede comprenderse por la representación de Pitol: sin lentes, en sueños o como un niño ruso. Con estoEl creador nos dice que la realidad puede ser clarísima, pero no en todos los casos tiene un concepto, no siempre la vemos como nos gustaría.

Varios de sus mensajes cortos y novelas tuvieron una gran influencia de Henry James en los elementos estructurales. Las tendencias literarias de las letras latinoamericanas de su generación desaparecen y se caracterizan por su carácter irónico y erudito. A cambio, hay 2 etapas en la narración de Sergio Pitol, que se comentan a continuación.

Primer paso

Este paso empieza con los primeros cuentos de hadas de Pitol, que se inspiraron en Tiempo cercado Y también Infierno para todos. Se identifica por sus tonos nostálgicos y algo pesimistas o incluso negativos. Él mismo define su primer paso como un intento de huír de un mundo enfermo y asfixiante en el que ya no puede respirar, se siente asfixiado. A lo largo del tiempo que escribió estas proyectos, asistió a la lectura de William Faulkner, por el hecho de que en sus novelas halló un planeta con el que se sentía identificado.

Las novelas de Faulkner describían el mundo de los dueños en la región sur de los USA después de la Guerra Civil. En ese momento, la gente vivía en viviendas impresionantes, padecía de enfermedades infecciosas de todo tipo y no vivía en ruinas en el planeta de hoy. Este planeta se encontraba lleno de pequeños nacidos tras el desastre, huérfanos, enfermos y desgastado.

Segundo paso

La segunda etapa se conoce como la de los viajes, por el hecho de que el protagonista, como hemos explicado en el artículo, es un peregrino laico, un joven lleno de anhelos de descubrir los secretos más oscuros de la naturaleza humana. Durante esta etapa, Sergio Pitol tiene como objetivo primordial profundizar en la psicología de cada personaje, la mayor parte de ellos de origen mexicano, los distintos dilemas morales.

De los mejores ejemplos es la narrativa Órganos presentes, Con el que solamente empieza este segundo paso. En esta narración, toma una fotografía de los personajes y lugares que conocía, pero usa el lugar en cuestión solo como un marco escénico. No cuenta en detalle su experiencia de vida en las ciudades de europa. Es en este punto que Pitol profundiza mucho más en la tercera atmósfera antes citada conectando distintas historias que conectan a través de ellas, realidades totalmente diferentes que tienen los mismos problemas morales y naturaleza humana afín.

sergio pitol

Este creador ciertamente ha pensado en meditar en la naturaleza humana y meditar en de qué manera percibimos nuestra propia realidad, de qué manera percibimos, qué nos rodea y de qué manera nuestros sentidos pueden engañarnos. El autor asegura precisamente que para sentir la verdad de una forma correcta, debe realizarse en una perspectiva distinta a la suya.

Las obras de Sergio Pitol no deben tomarse a la ligera, cada uno de sus libros, cuentos y ensayos son bastante complejos y no tan fáciles de comprender, pero vale la pena proporcionarles una oportunidad. Fue uno de los mejores escritores de su tiempo y indudablemente entre los mucho más creativos para cuestionar nuestra naturaleza y siempre presto a escarbar en ella, para poder progresar todas sus obras.

Proyectos publicadas

Este escritor tiene un gran número de obras publicadas en diferentes años, cada una con un tema diferente, pero al mismo tiempo conectadas entre sí, que el lector nota al comprender la obra. Hete aquí una corto lista de algunas de las proyectos de Sergio Pitol:

  • Tiempo cercado.
  • Infierno para todos.
  • No hay sitio a partir de este punto.
  • Del encuentro nupcial.
  • Cuerpo presente.

Las obras mencionadas son algunas la novedad de Pitol, que entonces comenzó a divulgar novelas en las que difieren las próximas proyectos:

  • El clavo de una flauta.
  • El Desfile del Amor.
  • Juegos florales.

Las obras de este increíble creador se pueden hallar en Internet, así sea al comprar sus libros o al descargarlos. Aún el día de hoy, merced a su enorme talento, es muy simple conseguir ciertas de sus proyectos en las librerías vecinas, ya que desde el instante en que empezó a escribir, tiene la atención de varios lectores a lo largo de los años. Te aconsejamos que eches una ojeada a algunas de sus proyectos. Sergio Pitol es singularmente celebrado por sus historias en las que transcurre la tercera atmósfera, que comentamos, quizás quieras leer una de ellas.

Si este artículo fue útil, posiblemente desee utilizar the3. 1.

  • Vigilar y castigar, de Michel Foucault.
  • Ernestina de Champourcín, autora de la 27ª generación.

[