La Tregua: Análisis, resumen, criticas y mucho más

La tregua es una novela escrita en 1959 por Mario Benedetti en la localidad de Montevideo, Uruguay. Esta es la historia de un hombre que es peludo, cerca de la jubilación y puede empezar una nueva historia de amor, entonces no se olvide de leer el producto de esta novela, que es muy interesante.

contenido

  • 1 Análisis de la cesación del fuego
    • 1.1 argumento
    • 1.2 crítico
    • 1.3 Personalidades
  • 2 la película
  • 3 Frases
  • 4 Panorama general de la cesación del fuego

La tregua es una novela escrita en 1959 por Mario Benedetti en la localidad de Montevideo, Uruguay. Esta es la historia de un hombre que es peludo, cerca de la jubilación y puede comenzar una nueva historia amorosa, entonces no se olvide de leer el artículo de esta novela, que es bien interesante.

el Armisticio-16

contenido

  • 1 Análisis de la cesación del fuego
    • 1.1 argumento
    • 1.2 crítico
    • 1.3 Personalidades
  • 2 la película
  • 3 Oraciones
  • 4 Panorama general de la cesación del fuego

Análisis de la cesación del fuego

La novela está redactada en forma de diario personal, con lo que tiene muchas entradas, y está contada por el propio personaje principal Martín Santomé. En la historia, cuenta su vida como funcionario, que recientemente almacena, su retiro en esta siguiente y luego conoce y crea una exclusiva relación cariñosa.

La novedosa historia amorosa que tiene rincón entre la protagonista y la señora Avellaneda está muy bien establecida, es un hombre de mediana edad con un carácter muy controlado, pero entre los 2 tiene una relación muy estrecha y apasionada.

La forma de escribir al estilo de un períodico personal resultó ser una gran idea que el desarrollo de la historia es períodico, en una narrativa en el presente, que luego se puede estimar como el pasado.

Cuando la esposa de Elizabeth muere, el pobre hombre de Martin tiene que lidiar con una sombra muy pesada durante varios años, pero con la lectura vas a ver de qué forma su alma se alivia al encontrar el cariño de nuevo. El Armisticio es una historia increíble de un hombre de mediana edad, a mediados de los 50, es una historia creíble y dominada.

Exactamente el mismo protagonista llega a asegurar que tiene una edad donde semeja que el tiempo es imposible recobrar y que debe conseguir el camino para volver a ser feliz y localizarlos contentos, en esta salón encontrarás una historia de luz.

Tiene un ritmo tranquilo, una historia bella, tan desgarradora, de un hombre que se encuentra en una bifurcación en su historia. Te recomendamos la novela “La vivienda de los espíritus” de Isabel Allende.

argumento

Es una novela ambientada entre el 11 de febrero de 1958 y el 28 de febrero de 1959 en la ciudad de Montevideo, Uruguay. Su personaje principal Martín Santomé está a punto de jubilarse, tiene 49 años. Tiene tres hijos mayores, Blanca; Jaime y Esteban, con quien no posee una aceptable relación por el hecho de que es un hombre ofuscado con su trabajo.

Conoce a Laura Avellaneda y empieza una historia amorosa con ella, ella tiene 24 años, y esta novedad en la misma compañía donde trabaja Martin. Con el tiempo, la relación se hace poco a poco más fuerte hasta el momento en que deciden rentar un apartamento para conocerse y tener relaciones, pero poco a poco los sentimientos comienzan a solidificarse y esto se refleja en su periódico.

Finalmente, decide proponerle matrimonio a Laura, pero de repente deja de trabajar pues ella tiene gripe. Este periodo de los comentarios de Martin en su períodico es bastante raro y difícil de entender y, por cierto, comienza a escribirse esporádicamente.

Si repasamos las notas del periódico, dejamos claro que Laura se muere, y por eso Martin no escribía como solía hacerlo, todos los días y uno tras otro. Martin empieza a explicar su historia tras la muerte de Laura y regresa a su trabajo monótono, recordando a Laura todos los días.

Antes de terminar la novela, su cuenta final fue que comprendía que su historia debía ser de esta manera,onótono y solitario, y está convencido de que Dios lo había ordenado vivir esta vida dramática, y que antes de llegar a su muerte, le había dado una tregua a fin de que conociese a Laura y se sintiera aliviado y viviera por breves momentos. pero que él con su vida, como la había usado hasta la actualidad. Otra obra que debes conocer es el libro de Rebeldes.

https://www.youtube.com/watch?v=92EvSAekpX8

crítico

Esta novela inspiró una película en 1974, una película que fue la primera en ser nominada al Oscar a la mejor película extranjera, Benedetti había escrito muchas obras, novelas, poesía, dramas, ficción y ensayos.

Pero la imagen de Martín Santomé es muy alcanzable públicamente sobre todas y cada una las personas, no solo las que están en su mediana edad, sino más bien todas y cada una aquellas que están en tiempos difíciles sin ser los menos responsables de ello, y que están abrumadas con lo que sucede en sus vidas.

A veces la vida es como el primer parágrafo, la gente vive con demasiadas demandas y no se lamenta de la alegría. No tenía ni la más remota idea de lo que era la mujer, pero daba la sensación de que era muy joven cuando se casó con ella, o que tal vez no estaba enamorado de ella.

Una prueba clara de que se siente duro al no poder rememorar a su difunta esposa, el lector puede preguntarse si la felicidad que encuentra con otra joven es demasiado para él, o si la halla, que se da cuenta de que ha vivido aislado y sin conmuevas. No puedes dejar de saber el libro de Gabriel García Márquez, El amor en los tiempos del cólera.

Personalidades

Los personajes primordiales de la obra son Martín Santomé y Laura Avellaneda, pero también hay personajes secundarios como sus hijos y su primera esposa en el instante de su muerte.

Martín Santomé: es el personaje masculino primordial, un hombre de unos cuarenta años, bastante gris y funcionario que se aproxima a su jubilación, que se otorga a la edad de 50 años, pero en su obra conoce a una joven llamada Laura Avellaneda y con ella a momentos felices que pensó que nunca volvería a tener desde la muerte de su esposa Isabel.

Ella piensa que cuando conoció a este joven dios, le dio una tregua para lograr triunfar por un corto momento, tiene tres hijos con los que no se lleva bien al principio de la novela, pero que, cuando acaba la relación, ha mejorado bastante, sobre todo con Zinn y Blanche.

Laura AvellanedaHablamos de una muchacha que trabaja en la misma empresa donde trabaja Martín Santomé, y no se conquista de él por bastante tiempo. Es una muchacha segurísima de sí misma, pero a veces tiene crisis inquietas a su alrededor en el mundo entero.

Su amor por Martin no posee temor de las consecuencias, ni de lo que afirmarán el resto, ni de la diferencia de edad que tienen los 2, y para elegir a Martin, dejará todos sus sentimientos a un lado. Si leemos la novela, entenderemos de qué forma es su forma de vida solitaria, triste y Fastid.

Le haces sus propios pensamientos y observaciones, que anota en su períodico, piensa en la existencia de Dios, en la soledad, en la rutina, en la mediocridad, en el amor y en la manera en que se ha perdido. Como ser humano, es bastante oscuro, sin chispas, pero este semeja prenderse cuando conoce a Laura Avellaneda.

Sus especificaciones físicas son rasgos suaves, los ojos que transmiten el reposo, su nariz es delgada, pelo negro y piel blanca. En su personalidad transmite mucha seguridad en sí misma, toma sus decisiones y sabe lo que desea, es una mujer inteligente, le agrada trabajar, es muy sensible, cariñosa y le encanta darse por lo que desea.

En cierta manera, cree que el trabajo se asfixia, pero no piensa que la desaparición sea el fin de todo, tiene buenos progenitores, cree en Dios y cree que las personas en las que confían nunca lo extrañarán.

Blanca Santomé” es la hija de Martin. Está en una historia amorosa con un joven llamado Diego, y cuando conoce a Laura, se hace amigo de ella, su relación con Martin es buenísima si la comparas con la de sus 2 hermanos con él. Se semeja mucho a su madre fallecida.

Su temperamento es un poco parecido al de su padre, pero mucho más alegre que esto, es muy enérgico, peroa ocasiones no sabe de qué manera trabajar esta energía. Entre ella y su amiga, no les importan los inconvenientes de la juventud y la sociedad. Él entiende y quiere bastante a su padre, y si él es feliz, ella asimismo.

Jaime Santomé: es hijo de Martín Santomé, siempre tiene conversaciones con su padre y su otro hermano Esteban. A lo largo de la novela, declara que su condición sexual es gay, y sale de la vivienda por el hecho de que tienen resentimiento contra su familia por su condición. Deja una nota a su padre muy rudo, y es él quien es. Mejor con Martín. De los tres hijos, él es el primero en entender la relación de Martin y Laura.

Esteban Santomé: es el tercer hijo de Martin, que tiene la mayoría de las diálogos con él y también con Jaime, su hermano. Está muy lejos de su padre, pero no en el momento en que está enfermo pues admite que lo va a visitar en su habitación. De todos sus hijos, Martin es el que más charla de su futura jubilación.

Isabel Isabel: fue la esposa de Martín Santomé hasta su muerte, cuando Jaime nació, padeció un ataque b de eclampsia y poco tras su nacimiento Jaime murió. Dejo a Martín viudo y con la crianza de sus tres hijos. Se aprecia que su relación era apasionadísima. Ella es todo el tiempo llamada por Martin y equiparada con Laura.

la película

En 1974 se estrenó una película en Argentina, que fue la adaptación de esta novela, todo el rodaje fue en Argentina. Los guiones fueron de Aída Bortnik y Sergio Renón, y él fue el director de la película, su estreno fue el 1 de agosto del mismo año. Sus actores primordiales fueron Héctor Alterio y Ana María Picchio.

Fue nominado al Oscar a la mejor película extranjera, pero finalmente ganó Amarcord por Federico Fellini, quien representó a Italia. Su razonamiento es la crónica de Martín Santomé, que es un hombre de mediana edad y viudo que está a punto de jubilarse y conoce a una muchacha en su trabajo con la que comienza una historia de amor.

Tiene que lidiar con los distintos temperamentos de sus hijos Esteban, que está amargado, Blanca, que es una mujer decidida y Jaime, que es homosexual. Su relación con Laura acaba con la muerte de esta, y Martin empieza una vida llena de tristeza y desánimo nuevamente, va a la casa de Laura y conoce a sus padres. Cuando regresó a casa, conoció a su hijo Esteban y mencionó que su vida había terminado, y recibió consuelo de su hijo.

Esta película fue muy triunfadora en Argentina tras su estreno, el año de su rodaje fue entre los mucho más violentos de la política, como posible ganadora de los Premios Cóndor de Plata, pero fue suspendida.

Tras eso, en 2003, se estrenó una exclusiva adaptación de esta novela en cines, pero esta vez en México, bajo la dirección de Alfons Rosas Priego, encontró su estreno el 24 de octubre, y sus protagonistas fueron Gonzalo Vega y Adriana Fonseca, su debut en cine y televisión, la historia tuvo lugar en el puerto de Veracruz en México.

El razonamiento fue el mismo que el del primer ajuste argentino. Arath de la Torre, Rodrigo Vidal y Maité Embil también participaron en esta película en los papeles de los hijos de Martin Santomé.

Oraciones

De la novela logramos obtener ciertas oraciones icónicas que detallan los sentimientos de su protagonista Martín Santomé, de ahí que se las dejamos aquí:

“¿Por qué mis palmas semejan tener más memoria leal que mi memoria?”

“Cuando la soledad se manifiesta como una rutina, una persona puede perder inexorablemente su capacidad de sentirse sacudida, de sentir que está viva”.

“Hablando de muerte, hay una suerte de reflejo automático, y de ahí que pude ver mi soledad sucia sobrante de mí, que era bastante pequeña”.

“Tengo esta terrible sensación de que el tiempo pasa y no puedo llevar a cabo nada, no pasa nada y nada puede moverme a mis raíces”.

“Me las arreglé para aburrirme a mí y a mi paciencia”.

“Si alguna vez pensara en suicidarme, lo haría un domingo. Ese es el día en que están desanimados, me hace el mucho más insípido”.

“El tipo de soledad más horrible es con la que ni siquiera cuentas.

“Con todas las manos que lo hacen gab, eran las manos que más podían transmitir la vida”.

“Cuánto necesito. Dios fue la mayor deficiencia de mi vida. Pero cuánto los necesito, mucho más que Dios”.

“Con Laura Avellaneda, el sexo para mí se encuentra dentro de los elementos menos importantes, menos trascendentes, lo más importante son las diálogos que poseemos y nuestras semejanzas”.

“Cuando tuve relaciones sexuales, cada uno de mis huesos coincidía con cada depresión, y cada uno de mis impulsos podía matemáticamente conseguir su receptor”.

“Él me desea a quien pueda comprender, pero la verdad es que había una habilidad que me podía hacer daño”. No dejes de entender también la obra de Erich Fromm, El arte del amor.

Panorama general de la cesación del fuego

Martín Santomé es un hombre de 49 años, viudo, un hombre habitual con tres hijos mayores, trabaja burocráticamente en una oficina, está a punto de jubilarse. Desde el 11 de febrero de 1956, cuenta en su diario toda su vida cariñosa, en el momento en que tiene 49 años, es el contador de la empresa que importa piezas de recambios para automóviles.

Piensa bastante en su futuro y en lo que hará con su tiempo libre, puede ser jardinero, tocar la guitarra o redactar un libro. Pero de hecho, es un hombre que se siente triste y experimentado, cuyos hijos tienen una relación con los muy lejanos, piensa que no fue un buen padre y, además, asimismo trata de desempeñar el papel de la finada madre de ellos.

Su hijo Esteban es el mayor en el momento en que murió su madre, él tenía 4 años, el medio Blanca no la recuerda y Jaime es el más joven y nació inmediatamente antes de la muerte de su madre, por lo que las barreras entre ellos y su padre son bastante grandes, y entre ellos.

Esteban siempre y en todo momento tiene una actitud protectora hacia su padre y siempre y en todo momento festeja, con lo que llega a él tarde en la noche. Blanca todavía se ve tan triste como su padre, pero de todos modos es más feliz que esto, y su relación con su padre es la mejor, pero Martin teme que ella esté tan triste como él, ella más bien espera que esté llena de energía y sepa cómo canalizarla.

En su períodico, en su primer mes Martin hace una descripción de su trabajo a lo largo del día y cómo son las relaciones de sus hijos, charla de encuentros con viejos amigos como Mario Vignale. Con quien estudió en el instituto y le llamábamos los adoquines. En el momento en que se reúnen con Martin, no lo reconocen de manera rápida, pero aún de este modo deciden tomar un café, y él le pregunta a Isabel, es la primera vez que un recuerdo de Elizabeth hace aparición en el Períodico.

Martín detalla a Isabel, su cuerpo, como gestos e incluso las manías que tenía, pero le cuesta rememorar su rostro cuando murió, tenía 25 años y los 28, 21 años desde su muerte. Asimismo ten en cuenta que entre los 2 las relaciones íntimas eran muy fuertes, había mucha pasión, y también recuerda que después de su muerte se transformó en un hombre de rutina y robots.

El 27 de febrero, tres nuevos trabajadores se unieron a la empresa, dirigidos por Martín, Alfredo Santini, Rodolfo Sierra y Laura Avellaneda. Esta última siempre es tratada por su apellido, al principio al verla, no le da la sensación de que tenga una mujer bella, sino tiene una bella sonrisa.

En marzo, Martin se percató de que Avellaneda es una mujer inteligente, que puede trabajar aun si está un tanto nerviosa y no tiene experiencia, pero también se ha dado cuenta de que tiene preciosas piernas y guisantes en la cara. Tuvo enfrentamientos con sus hijos varones.

En su diario, escribe sobre el suicidio y dice que esta resolución sería un domingo pues es menos sibilante, un día sin gusto para él. Tiene temor de que si se jubila todos los días, va a ser como el domingo, días de soledad y sin alegría. Se pregunta si Dios existe, pero no afirma ni lo niega, sino en el momento en que confirma que Dios debe ser un crupier, y que siempre juega al colorado cuando gana el negro.

En abril, Martin escribió que había visto a pocos de sus hijos, en especial a Jaime, de quien más le falta por su buen sentido del humor. Una tarde decidió acompañar a Avellaneda tras el trabajo, y hablaron de su novio y de él de su viuda y también hijos. Asimismo redacta sobre un sueño que tuvo con Avellaneda, donde él la describe con un vestido suave y fragante en el campo, él est con ella y éste en su sueño no se resiste a estar con él.

Allí se percató de que esta mujer lo amaba, pero temía que tras muchos años no sintiera nada por ella, más allá de que había estado con mujeres solo esporádicamente, pero sin trascendencia en su historia. Esteban tuvo años el 24 de abril, y se fueron a cenar a casa, Blanca les dijo que tenía un amigo llamado Diego, Martín tiene una buena impresión en él, y piensa que es un hombre de gran determinación y determinación.

Avellaneda le dijo que había terminado con su amigo, apreció la emoción que notó en su cuerpo cuando escuchó la noticia y sintió la alegría, y además, se percató de que por dentro no se encontraba seco como pensaba. Ya en el mes de mayo, Martín sigue pensando en Avellaneda, pero tiene temor de decirle algo.

Conoce a viejos amigos como Aníbal y Vignale, quien le dice que está engañando a su mujer nada menos que con su propia cuñada al entenderlo bien, cree que lo ve mucho más joven y con alegría que seis meses antes, cuando lo conoció por al azar y se toman un café.

Martin piensa que tiene que comprender a Avellaneda de manera casual fuera de la compañía, espero. en su puerta para encontrarla y también invitarla a cenar, pero no de forma exitosa, hasta el momento en que un día logró llevarlo a cabo y la invitó a tomar un café, por un tiempo no aceptando por el hecho de que debía llevar a cabo ciertas cosas, pero se quedaron a hacerlo otro día.

Desde que tomaron este café, ambos comenzaron una relación, amistosa al comienzo, pero luego fue mucho más seria e íntima de lo que pasó el tiempo. La relación era discreta, absolutamente nadie en su obra podía imaginar lo que pasaba entre ellos, además decidió esconderla de sus hijos. Martin pensó que si el resto se enteraban, hallarían la relación ridícula debido a la diferencia de edad.

Ambos estuvieron en concordancia en que no querían ninguna participación pues ella creía que tenía una vida por delante y Martin no podía ofrecerle un futuro. En el primer mes del verano, Martin comenzó a buscar un apartamento de alquiler y de este modo pudo comprender a Avellaneda más íntimamente porque deseaba tener una relación mucho más seria con ella.

En el momento en que él le mostró un apartamento, ella se atemorizó, pero más tarde él le mencionó que si quería estar con él y dejó sus prejuicios de no estar casada. Se enfermaron, y después, unas semanas una vez que Blanca fuera recogida, le afirmaron que su padre había estado discutiendo con Jaime porque confesó ser gay y huyó de la vivienda. Esteban también se ha peleado con su padre.

Entonces white se enteró de la relación de su padre con Avellaneda, no se encontraba enojado de ahí que pues vio a su padre cambiar más, era menos apático y no estaba deprimido. Blanca deseaba conocerla, y sentía mucha simpatía por ella y se hicieron amigas. Martin se alegró de que los dos tuvieran comunicación recurrente, en especial si era suya, y se reunió porque deseaba a los dos.

Mientras que se encontraba en el cargo, desearon ofrecerle un ascenso, pero no aceptó la oferta porque deseaba su pensión y el salario al final sería el mismo que él como pensión. Pasaron los meses y Avellaneda y Martín se encontraron en el apartamento por la tarde. La relación era más madura y el cariño se sentía en ambos. Cuando se conocieron, charlaron sobre la vida de los 2 y cómo veían las cosas.

El 28 de junio, Martín le solicitó a Dios que su relación con Avellaneda debía durar, que se sentía en gloria con ella, que sentía cosas con ella que no había sentido con Isabel ni con ninguna otra mujer. Él se sentía cada vez más enamorado de ella, ella era tierna y estaba muy orgullosa de la relación con él y poseerlo a su lado, era una relación sincera, pureza y felicidad.

Una tarde, Avellaneda, no entré en el departamento y le dije que tenía síntomas de gripe, y Martín la dejó a escasas cuadras de su casa pues sus progenitores no conocían su relación. Martin la extrañaba cuando estaba en el trabajo, ya que la veía todos y cada uno de los días en la compañía, y piensa en casarse con ella cuanto más blanca está según con él.

Los días empiezan a pasar y ella no vuelve a la oficina todavía, el diario de Martin empieza a ser menos detallado, para el 23 de septiembre solo redacta “Dios santo”, puesto que no ha conocido nada de ella. Cuatro meses después ya disponemos enero y Martín vuelve a su períodico a pensar en Avellaneda, por la gripe le dio un infarto yd murió. En el momento en que su tío llamó para entregar la noticia a la oficina, Martin entró en una depresión y lo puso en su mano.

Se sintió sin fuerzas ni ánimos para seguir escribiendo en el jornal, pero escoge hacerlo e comunica desde que la conoció y cómo se sintió enamorado, feliz, parte de alguien. Un mes más tarde, decidió ir a su familia, con la iniciativa de hallar un traje por el hecho de que su padre tenía un trabajo de sastre. Su nombre era el señor Morales pues sabía que su madre conocía su relación, pero no se conocían en lo personal.

Los 2 expresaron su dolor en sus semblantes, y cuando ella fue a medir el disfraz, era solo la madre y en el taller tenían una foto de ella, instantaneamente en el momento en que ella vio, la fotografía Martín se puso triste y la madre supo quién era. Ella le afirma que de su hija es sólo el nombre del hombre que amó en sus últimos días. Ella le cuenta todo lo que estoy pasando en sus últimos días, pero Martin no tomé ninguna nota en su diario.

El tiempo pasa, Martín no sabe nada de Aníbal, su hijo Jaime o Esteban, solo charla de cosas en general, sin dar más datos. Vignale lo está buscando, pero no quiere salir, quiere estar solo, solo habla con su hija sobre ella. Blanca le afirma que no cree en Dios, puesto que él dió y tomado bastante de su padre, considera que Dios es cruel y sádico.

Por su parte, Martín, que Dios le firma con un destino oscuro, no cruel, solo lleno de obscuridad. Él piensa que esto y le dio una tregua, una ocasión, a fin de que tuviese un instante de felicidad nuevamente, pero que todavía tenía que continuar su destino, pero en esta ocasión se sintió en mucho más oscuridad que antes.

Martín trabajó hasta el 28 de febrero de 1959, vaciando sus cajones, y en uno se cayó sobre el cuaderno de Avellaneda, lo llevo en el bolsillo y se sintió más infeliz que nunca. Siempre había carecido de Dios, pero sentía que necesitaba mucho más a Avellaneda que a Dios. Se hizo cargo y al día después supo que el tiempo hasta su muerte sería lo único que haría con él?

[

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies