La Casa de Bernarda Alba (Obra): Resumen por Actos

Después le ofreceremos un Resumen de La casa de Bernarda Alba, escrito por García Lorca, una obra que lograras saber en este artículo por Actos, ¡seguramente te sorprenderás!.

contenido

  • 1 La vivienda de Bernarda Alba resumida por Actos
  • 2 Personalidades
  • 3 Fichero I
  • 4 Acto II
  • 5 Acto III
  • 6 Declaración del lector
  • 7 Biografía de Federico García Lorca

Después le proporcionaremos un Resumen de La casa de Bernarda Alba, escrito por García Lorca, una obra que podrás saber en el presente artículo por Actos, ¡seguro que te sorprenderás!.

la casa bernardo alba resumida en hechos

contenido

  • 1 La vivienda de Bernarda Alba resumida por Actos
  • 2 Personalidades
  • 3 Fichero I
  • 4 Acto II
  • 5 Acto III
  • 6 Declaración del lector
  • 7 Biografía de Federico García Lorca

La vivienda de Bernarda Alba resumida por Actos

Este trabajo se enfoca en la tiranía ética y la opresión sexual que Bernarda ejerció sobre sus hijas. Bernarda la castiga por ocho años de incomunicación, lo que lleva a acuerdos sociales irracionales sobre el mal. La introducción de Pepe el De roma, alentado por el matrimonio de la hija mayor, Angustias, desata el conflicto. Todas las niñas, con la salvedad de la menor Adela, aceptan las reglas de su madre. Adela será la figura rebelde, caracteristica de Lorca, donde enseñar la oposición entre autoridad y deseo.

Tiene rincón en un instante contemporáneo para el autor e inspirado en hechos reales, es una enorme reflexión crítica sobre las costumbres de la temporada. La tiranía del supuesto honor y los nombres sociales se representan con mucho realismo en la figura de Bernarda, lo que ahoga el anhelo de libertad y vida de la figura de Adele.

Personalidades

Estos son los personajes de La Casa de Bernarda Alba obra de Federico García Lorca:

  1. Bernarda (60)
  2. María Josefa, madre de Bernarda, de 80 años.
  3. Angustia (niña), 39 años.
  4. Magdalena (hija), de 30 años.
  5. Amelia (chica), 27 años.
  6. Calvario (hija), 24 años.
  7. La Poncia, 60 años.
  8. Medró, 50 años.
  9. Mujeres afligidas, Mujeres 1, 2, 3 y 4.

la casa bernarda alba resumida en hechos

Archivo I

Toan las campanas. El ámbito, una sala muy blanca, puertas arqueadas, cortinas con madroños y volante. Es la casa de Bernarda, hace aparición la criada, se protesta de la molestia de las campanas, Poncia, que come pan y embutidos, está en concordancia. Comentan lo buena que era la iglesia durante el funeral, con muchos sacerdotes. Magdalena murió, amó mucho más a su padre…

Pero Poncia por el hecho de que Bernarda no puede comer por el hecho de que Bernarda es una autoritaria, dominante. La criada critica su actitud, pero también le solicita a su hija algo para comer. Puedes tomar unos garbanzos, en un día como este, no te darás cuenta.

Dentro, una voz llama a Bernarda, ella es “la anciana”. Está bien sellado, como con 2 llaves, pero Poncia no confía en ella. Limpian de inmediato, todo debe relucir cuando llega Bernarda, la tirano despiadada, que siempre ha de ser mucho más que absolutamente nadie.

La pequeña y los Poncia prosiguen comentando, sus conocidos cercanos vinieron, el hombre los detestaba. Aguardan a que vengan de la feria, hay suficientes sillas, pero a Poncia no le importa. Se le confía la ira y ha servido a Bernarda a lo largo de 30 años, devota, sumisa, esclava. Sus hijos también trabajan para ella en su tierra, pero ella está cansada. Me gustaría escupirlo para ponerlo como un lagarto. Aunque envidia su historia, se queda sola con cinco mujeres feas. Sólo Angustias, la hija del primer hombre, tiene dinero, el resto solo tienen la apariencia, el encaje bordado y el astutoen suéter.

la casa bernarda alba resumida en hechos

Las campanas vuelven a sonar, esta es la última respuesta y Poncia va a la iglesia a escucharla, la criada continúa. Un indigente, con una chica, llega a la puerta, solicita las sobras, pero la muchacha que aseguran,El día de hoy va a ser pobre para ellos. Solo, una amarga queja, en el final, ricos y pobres, de todas formas en una caja. Antonio María Benavides ya no va a levantar su ropa interior detrás de la puerta del patio. Ella era la que más la quería: “¿Y tengo que vivir y verte ir?”

De a poco, las mujeres entran hasta que Bernarda y sus cinco hijas lo hacen. Sus primeras expresiones son “¡Descansa!” manda a la criada al silencio. Entonces él le afirmará que no todo es tan limpio como debería ser. Su actitud es derrochadora: “Los pobres son como los animales”.

También tienen sentimientos, como señala una mujer afligida, pero olvídense de ellos ante una concha de garbanzos, afirma Bernarda. También ordena a una muchacha que participa que permanezca en silencio, “a tu edad, no hables delante de los ancianos” y a su propia hija Magdalena, “si deseas llorar, te vienes bajo la cama”.

Una de las mujeres le pregunta a Bernarda sobre el trabajo en el sitio. Ayer han comenzado las obras de la pequeña propiedad, hace bastante calor. Bernarda manda a Poncia a llevar limonada a los hombres. Están en el patio y no entran en la casa. Una pequeña se percata de que Pepe el De roma estaba allí.

Con un tubo de encontronazo y una “alabanza de Dios” prosiguen y comienzan a rezar por los fallecidos. Finalmente, las mujeres contra Bernarda se combinaron con conjuntos de consuelo. El temor sale de la puerta del patio, como Poncia viene con una bolsa, son hombres, dinero para asistir con las respuestas, para darle las gracias con un vaso de brandy.

Cuando Magdalena regresa a llorar, con el orden de cerrar de nuevo, el palo vuelve a golpear el suelo, “silencio”. Poncia intenta llevarlo a cabo feliz, casi todo el pueblo se ha ido, pero Bernarda está llena de odio, se van “a completar mi casa con el sudor de sus recambios y lenguas”. Amelia trata de calmarla, no está bien charlar así, pero Poncia se queja de cómo dejaron el suelo y Bernarda dice: “Igual que… un rebaño de cabras”

Hace calor, solicita un Aventador y Amelia le proporciona el de el. Lo tira al suelo, lo que no es adecuado para una viuda. Dame uno y muéstrame de qué forma respetar el mal de tu padre. Mártir le da lo suyo, no es bueno y Bernarda le dice: “Bueno, busca otro que necesites. En ocho años, la calle no se permitirá entrar en esta casa. Imagínese que poseemos puertas y ventanas tapiadas con ladrillos. Eso le pasó a mi padre y a mi abuelo.

Magdalena se subleva, pero Bernarda afirma: “Debe ser una mujer, hilo y aguja para las mujeres, látigo y filón para el hombre”. La abuela grita todo el tiempo, pese a sus 80 años, tuvo que cubrirse la boca para dejar de chillar durante el desafío, y todo lo mencionado para decirle a Bernarda que tiene agua lavándose y carne de perro.

También se puso los anillos y pendientes, dijo que se casaría, las chicas se ríen del hecho y Bernarda ordena a la criada que se asegure de que no se acerque al pozo, no por temor a que la tiren, sino por los vecinos que ven allí. La criada sale y entra Adela. Bernarda preguntó a Angustias, miró por medio de la rendija de la puerta, espió a los hombres, los vio revisar si las gallinas estaban durmiendo. Un grupo de hombres había sido detenido. Bernarda grita a Angustias colérica.

En el momento en que viene, llama su atención y le dice que estaba mirando a los hombres: “¿Es aceptable para una mujer en su clase esnide detrás de un hombre en la feria de su padre?” Fear intenta disculparse, pero Bernarda se enfurece, la golpea con el palo, Poncia corre a besarla, mientras que Angustia llora. Bernarda los envía a todos.

Sola, se disculpa Poncia, no tenía malas intenciones, la vio viendo la conversación de los hombres desde la ventana, Bernarda puede ser curiosa, conversó de Paca la roseta, ató a su marido a una cuna y lo llevó a caballo al olivo.

Afirmaban que se encontraba tan feliz, con sus pechos, que Maximilianos la llevaba como si fuera una guitarra. Al día después volvieron prácticamente en el día. Tenía el pelo suelto y una corona de flores en la cabeza. Es la eenésima mujer maligna de la región, es una ignota, como los que se la llevaron, extraña: “Los hombres de aquí no son capaces de hacer eso”.

También nos afirmaron otras cosas que son vergonzosas y que la pequeña escuchó. Bernarda está molesta: “Habla con su tía. Blanco e irregular, que pone los ojos del marco en el cumplido de un barbero.” La Poncia le deja ver que sus hijas ahora se lo merecen. Angustias ahora tiene 39 años y nunca tuvo novio.

Pero para Bernarda es bueno así, no hay ningún hombre a su nivel en la localidad y no hay solamente que decir, mejor no tener muchos fideicomisos, solo es una sirvienta. La criada comunica la llegada de Don Arturo, quien se hace cargo de crear las partituras. Bernarda sale a buscarlo mientras que prosigue las instrucciones a Poncia y a la criada.

Amelia y Martirio entran, Amelia se interesa por la salud del mártir cuando le han tomado la medicación, aunque duda en hacerlo, anima a la llegada del nuevo médico. Ambos apreciaron el cambio que vivió Adélaïde, ella no participó en el desafío, su novio no la deja salir, cambió antes de que todo lo mencionado se transformara en una alegría, “en este momento no hay polvo tirado en su cara”. Pero hay más causas para no plañir, el temor de Bernarda, la única que conoce los orígenes del país, su padre mató al marido de la primera mujer con la que se casó. La dejó para ir con otra, y después con otra hija pequeña, la madre de Adélaïde, con quien se casó tras la ida muerte de la otra mujer.

Pero no está en la cárcel pues absolutamente nadie se atreve a acusar. Y aunque Adélaïde no posee la culpa, hereda las cosas igual que su madre y su abuela. Por lo tanto, Martyra piensa que nadie mejor tiene miedo de ellos, merced a Dios, para hacerlos feos. La historia con Enrique Humanes fue una broma, un día lo se encontraba esperando con una camisa tras la ventana, le advertí que se fuera, le di una sentada y salió con otro que tenía más, aunque era feo “como un diablo”. Lo que es esencial para la gente es la tierra.

Magdalena viene, anda por las habitaciones y mira las fotografías. Esperen la antigüedad, una época donde el matrimonio duraba diez días, y no había miedo a lo que decían. Amelia le hace percatarse de que está empleando sus cordones atados, pero no le importa: “Uno menos”. Pregúntale por Adela. Magdalena cuenta cómo usó el vestido verde que usó en su cumpleaños para ir al gallinero y gritar: “Gallinas, gallinas, mírame”. Es la más joven, todavía tiene ilusiones, a Magdalena le gustaría verla feliz.

El miedo pasa el tiempo preguntando, es demasiado tarde, prácticamente 12 horas. Magdalena aprovecha para charlar con sus hermanas, pepe el de roma se casa con Angustias, pronto mandará un mensajero. Mártir y Amelia están contentas con la novedad, pero Magdalena la persigue por su hipocresía, ella también estaría feliz si viniera por Angustias como mujer, “… Pero ella viene por el dinero”, está vieja y enferma. En este momento que el padre está muerto, se hacen tabiques y vienen a por ella, ella es la única mujer rica en la casa.

La apariencia de Adele la interrumpe, Magdalena le pregunta si han visto las gallinas, Adela estaba conmovida de soltar el vestido, pero ella acaba de sacar las pulgas del gallinero. Magdalena recomienda dárselo a Angustias para su boda con Pepe el De roma, Adele le llama la atención, tal vez no, pero motivaría al que vino detrás del dolor y miró a través de la puerta. Ante las cuestiones de Martyra, Adele se calma: “… Este dolor me ha llevado mediante los peores instantes de mi vida”. ¡Vístete y me voy a tirar a la calle!, ¡quiero salir!

La criada entra, comunica que Pepe el Romano se acerca, todos corren a verlo salvo Adela, la criada reitera que que al final vaya a su habitación donde logre verlo mejor. Bernarda y La Poncia semejan charlar de partituras. Dejó suficiente dinero para Angustias, pero aún menos para los demás. Bernarda acusa a Poncia de repetirlo.

El miedo viene con una cara muy compleja y Bernarda lo critica. Pero no fue su padre y se conocen, no los deja salir hasta que le quita el polvo de la cara, insulta a Bernarda, vienen las hermanas. Magdalena acusa a Angustias de Para no discutir partituras, ella es la mucho más rica, se agravian mutuamente y Bernarda dicta la discusión, hasta su muerte ella va a ser la responsable.

Ahora mismo, María Josefa (Madre Bernarda) hace aparición viejísima con flores en la cabeza y el pecho. Le pregunta por su mantillo, sus anillos, su gargantilla, nada que desee para las chicas, ninguna de ellas se casará. Se ha mudado, quiere casarse con alegría, Bernarda critica que fué liberada, y ordena que vuelva a ser encarcelada. En el final, la tiran mientras ella prosigue gritando. ¡Quiero salir de aquí! ¡Cobrizo junto al mar!”.

Acto II

Mientras están sentadas en el dormitorio con Poncia, las hijas de Bernarda coser el Ajuar de Angustia. Señorita Adela, Poncia observa que la ves con bastante tranquilidad, tan atemorizada. Todos son de esta manera, salvo Angus, señala Mártires, Angustias está feliz de salir de ella y Mártir trata de incordiarla, de la misma Magdalena. Hace calor Magdalena se levantó durante la noche para refrescarse, de la misma Poncia era tarde y Pepe proseguía parado en la ventana. Las horas no coinciden y comienza una discusión, en el momento en que Poncia lo escuchó a las cuatro, no pudo ser él, según Angustias. Pero Poncia y Amelia están a salvo.

El alegato va a la forma en que pe fue explicado, “Sabes que estoy detrás de ti, necesito una mujer buena y humilde, y eso es usted en el momento en que usted dice la realidad.” No ha dicho nada, su corazón salió de su boca, era la primera vez que se encontraba sola con un hombre por la noche.

Entonces Poncia contó su experiencia con Evaristo, como después de una buena noche y media hora, sin decir una palabra, que dijo muy calladamente: “¡Ven y pruébalo!”. El hombre, dos semanas después de la boda, deja la cama al lado de la mesa, entonces en la taberna, y “que no se pudre en una esquina”. Poncia nunca se dejó dominar por su marido, que estaba a punto de irse, y el pasado día mató a todos y cada uno de los colores, los pájaros, con su mano de admiración.

Riendo, Adela falta, la llama, y Magdalena la busca, la protege, apenas duerme, teme la culpa de la envidia, desentierra. Adela se levanta, tiene un mal cuerpo, Calvario le pregunta con otras intenciones si no duerme bien, se disculpa y se rebela, no quiere que absolutamente nadie entre en su historia. La criada pausa la conversación, el hombre con la propina llegó, pero la curiosa mirada de Martyre la hace estallar nuevamente, acascarándola de lo viejo y jorobado. La Poncia critica, pero Adele se protege, el martirio la sigue regularmente, siente pena por sí sola, por un cuerpo que fué condenado a no formar parte a absolutamente nadie.

La idea será revelada por ella, su cuerpo va a ser el que ella decida. “Pepe, el de roma, ¿no?”. El comentario amedrenta a Adela, quien le afirma que se quede callada, pero la criada insiste, ella lo ha sentido. Vio su pantalla semidesnuda con la ventana abierta el pasado día en el momento en que Pepe el Romano vino a hablar con su hermana.

Adele se empieza a llorar, para Poncia no hay duda de que Angustias fallecer no resistirá el primer nacimiento, entonces Pepe el Romano la escoge a ella, la mucho más joven y hermosa. “Pero no para violar la ley de Dios”. Pero Adela no está dispuesta a rendirse, o los Poncia dejarán de verla. “No tengo una ley, pero quiero vivir en una vivienda aceptable”, pregunta Adele, hará lo que desee y no puede evitarlo.

La aparición de Angustia interrumpe el alegato y cambia de tema, Magdalena pregunta y muestra la parte de arriba, son para El Calvario, pero Adele no está de humor. Magdalena no tiene intención de coser y Amelia no está preparada para educar a los hijos del resto, a sacrificarse para que todos sean como los vecinos. Pero ahora, afirma Poncia, hay cuando menos una risa. Algunos relojes lejanos comunican el regreso de los hombres del trabajo.

Es la cosecha que llegó el día previo, 40 o 50 cosechadoras se presentan, vienen de lejos y traen alegría. Poncia cuenta de qué manera una mujer la acompañaba, bailaba y tocaba acordeones, 15 de ellos la contrataron para llevarla al olivo. Amelia y Adele se sorprenden, pero Poncia las critica, o sea habitual con los hombres; El dinero se lo brindaron a su hijo mayor por lo mismo: “Los hombres precisan estas cosas”. No hay derecho a 2 criterios, se quejan, los hombres lo han perdonado todo; En cambio, “Nacer mujer es el peor castigo.

A lo lejos se puede escuchar el canto que viene: “Los coleccionistas de ánimas ya salen / intentando encontrar los consejos / tomar el corazón / las chicas que miran.”

Adela quisiera ir a cortar, olvidando sus sufrimientos Mártir se le resiste: “¿Qué tienes que olvidar?” La Poncia los silencia para seguir escuchando el cántico: “Abre las puertas y ventanas que vives en el pueblo / la segadora ordena rosas para adornar su sombrero”.

Adele recomienda que salgan de su habitación y suban las escaleras, el calvario se detiene porque “me siento mal al sol” – responde su hermana Amelia. Ella le afirma que está preocupada por cómo pensó que escuchó ruidos en el patio anoche. Tiene miedo, quiere que su madre lo sepa. Pero Calvario le pide que se quede callado. La conversación se interrumpió en el momento en que Angustia en el medio le preguntó por el retrato de Pepe el De roma. Lo había guardado debajo de la almohada.

Absolutamente nadie los tiene. Entran Poncia, Magdalena y Adela, ciertos debieron tomarlo, esconderlo. La discusión se corta con la entrada de Bernarda. Angustias le ha dicho y Bernarda le respondió disgustada, ordenando registrar todas las habitaciones, registrarlas: “¡Esto no posee rayas mucho más cortas, pero soñarás conmigo!

Poncia regresa con la fotografía, estaba debajo de las sábanas en cama de Martyra, Bernarda empieza a insultarlo mientras la golpea con su palo. Angustias procura detenerlo, al paso que Martyra se disculpa diciendo que todo fue una broma. Adele, en cambio, la pone a decir la verdad, pero la mártir se conmueve, “a otros les va peor”, y angustias, la romana, es pepe, con ella solo por el dinero. Bernarda interrumpe la discusión y los tira a todos.

Como está en solitario con Poncia, es una queja, creyendo que sería mejor sacar a Pepe el Romano de la vivienda. Pero Poncia ve aún mucho más, Bernarda debería haber permitido que el mártir se casase con Enrique Humanos, ella era la mucho más apasionada. Pero este matrimonio era imposible, el padre de Enrique era un gañán. Y Bernarda está persuadida de que no va a pasar nada.

Pero Poncia se refiere al hecho de que esto ahora está sucediendo, y Bernarda la insulta, exigiéndole respeto, gratitud y silencio. Su madre era únicamente una íra, pese a todo, subraya, cree que a Pepe el Romano le iría mejor si triplicara a Martirio o Adele, pues es difícil separarse de la inclinación natural. Pero Bernarda ignora sus observaciones. Sus hijas nunca se atreverían a desafiarla.

Después Poncia dijo: su hijo mayor vio a Pepe el Romano hablar ansiosamente a las 4:00 a.m. Pues aparece Angustias, él niega que sea mentira, Pepe el Romano salió en un instante particular durante más de una semana. Pero ahora es Martirio el que se suma a la charla, ella también siente que se había ido a las cuatro, charlaron por la ventana de la puerta. Pero Angustias habla desde la ventana de su habitación.

Adela acepta y le aconseja a su madre que no escuche chismes, pero Poncia insiste en que es conveniente comprender lo que está pasando, y Bernarda lo va a hacer con sus cinco sentidos desde ese instante. En la calle hay una enorme revuelta, la criada advierte que una gran multitud está llorando y viniendo a conocer qué está pasando.

Sola, Martyra acusa a Adela, podría haberla traicionado, pero no lo hizo, Adela contrastada por su falta de valor, logró lo que el resto no se atrevieron. Pero Mártir no está dispuesto a prescindir de Pepe el Romano, y desde luego no de su hermana. Adela trata de motivarse al comienzo, no le hubiera encantado de esta manera, pero se sintió atraída por una fuerza irresistible.

Los disturbios externos terminan y suceden. “La hija de Librada, una mujer soltera, tuvo un hijo, no sabemos por quién”. Para ocultarlo, lo mató y lo enterró bajo unas piedras, pero bastantes perros lo desenterraron, desean matarlos. “Todos deberían matarla”, afirma Bernarda, y Calvario está de acuerdo, pero Adela queja, y quiero que se escape. Bernarda es “Carbón ardiendo en el sitio pecamined” Adela se destaca, “No, no, su estómago está hecho.

Acto III

Poncia sirve comida en el patio, en un lugar aparte, cuidado al desplazarse, Bernarda guarda, no se han visto desde hace bastante tiempo. Ella le pregunta por su marido, a quien tampoco ven. Prudence explica que solamente ha estado ausente desde el momento en que luchó con los hermanos por la herencia. Todavía no ha perdonado a su hija. Bernarda aplaudió su postura: “Una muchacha que fracasa deja de ser una niña y se transforma en enemima”.

La precaución no es tan segura, solo tiene el schutz de la Iglesia. Un golpe a la pared pausa la conversación, es la patada del caballo en la lata, que está encerrada en el establo. Bernarda le ordenó que lo cerrara y lo llevara a la corte para calmarse. Al día siguiente lanzan nuevos poules, es admirable para Poncia de qué forma Bernarda logró administrar su fortuna como viuda. Vino a hallar el más destacable paquete. Un nuevo golpe de repente provoca que Bernarda se abra a fin de que sus órdenes se cumplan inmediatamente.

En tres días, le vas a preguntar a Angustias que el anillo con tres cuentas es hermoso: “A lo largo de mi tiempo, las perlas significaban lágrimas”, explica Prudence. El miedo se consuela, las cosas cambian, pero Adela no cree lo mismo, por lo que los anillos deben estar hechos de diamantes. Bernarda abandona el tema y habla de dote, se han gastado 16.000 reales, si bien para Poncia lo destacado es el vestuario, el repique de campanas y, para tener precaución, despedirse.

Adela va a la puerta, desea estirar las piernas, Amelia y Martirio la prosiguen. Solo Bernarda le pide a Angustias que hable con su hermana Martirio y se olvide del episodio, independientemente de si se detestan a sí mismos, pero quieren “una buena testera y una aceptable armonía familiar”.

Entonces pregunta por Pepe, el romano, dejaron de hablar a las 12.30 p.m., pero él piensa que está distraído… “Los hombres disponemos nuestras preocupaciones”. Bernarda le recomienda que no rece “y si te casas, menos. Él te charla cuando te habla, y tú lo miras de la misma manera que tú”, tal vez ella nunca verá el llanto, las quejas sobre el miedo, debería ser feliz, pero no debería. Esa noche no se va a ir, va a traer a su madre a la capital.

Entran Adela, Martirio y Amalia, la noche es oscurísima, el caballo es tan blanco que semeja un espectro, sus patadas suenan en el establo. Adele mira las estrellas y el crítico está entusiasmado en lo que está sucediendo dentro de la casa, pero Adele todavía sueña con el cielo y la luz del relámpago esa noche, en esta oración en Santa Bárbara cuando es una tormenta. Para Bernarda, los ancianos sabían que bastante se olvida el día de hoy, Magdal.Ella duerme y Bernarda la manda a la cama. Uno a uno, se retira.

Poncia viene y critica a Bernarda, no pasa nada en el hogar, sus hijas están mudas. Ella trata de obtener información, pero Poncia elige permanecer en silencio, sus hijas no dicen nada por el hecho de que no tienen la posibilidad de, pero la paz se puede romper cualquier ocasión. La llegada de la muchacha interrumpe la charla y Bernarda también se retira.

Bernarda no desea ver qué ocurre -Poncia comenta sobre la criada- ha intentado avisarle, pero no puede ir más allí. “¿Ves este silencio? Bueno, en cada habitación hay una tormenta. Para Bernarda no es culpa de Pepe, el de roma fue tras Adela, ella estaba ida por él no debería incordiarlo porque “un hombre es un hombre”. Ella no piensa que la aceleración del matrimonio resuelva nada, por el hecho de que Adela está dispuesta a realizar cualquier cosa, incluso una mártir. No son malas, son “mujeres sin hombres, solamente”.

Adele aparece, tiene que tomar agua, está en un camisón. Poncia y la criada se acuestan en la cama, los perros ladran todo el tiempo. Con la escena casi sombría, María Josefa aparece con una oveja en brazos, camina por la habitación y le canta. Adela entra y se ve bien y desaparece por la puerta del patio, pero Calvario la persigue, incluso en lencería, cubriéndose con una pequeña bufanda negra. María Josefa vuelve a accionar, habla regularmente, charla en voz alta sobre salir, tener hijos, ser libre.

Martyr la lleva a su habitación y la abuela se marcha llorando. Solo va a la puerta del tribunal y empieza a llamar a Adela, cuando aparece, le solicita que deje a pepe al de roma la amenaza de dárselo. No es aceptable ir a la boda del miedo, si bien no lo deseen, por el hecho de que quien quiera es Adele. Martyr también está enamorado de él, finalmente admite. Adele simpatiza, pero Martyre rechaza su abrazo. Adela está preparada para llevar a cabo cualquier cosa, ya no puede aguantarlo, estas mantas, después de evaluar el gusto en la boca. Voy a ser lo que él desee.

Se escucha un silbido y Adela llega a la Puerta del Mártir y se interpone en el camino y pelea, Calvario empieza a vocear a la madre. Bernarda llega y Martyra traiciona a su hermana, Adele lo confronta con sus hombros y lo divide en 2 mitades: “Aquí está la voz de la prisión. Lo hago con el polo dominante. Poncia y Angustias se muestran y notan que el rifle de caza se mueve. Prosigue desafiando a Adela: Soy su esposa (A Angustias) lo revela.

Sonó un golpe entre Bernarda: “Atrévete a procurarlo ahora”, afirma Pepe, el de roma, Calvario, Adele escapa. Verdaderamente no lo mató, escapó, pero se ha dicho como una lección, se escucha un golpe. Adela se quedó con la Poncia tratando de abrir la puerta y Bernarda le ordenó que abriera. Finalmente, La Poncia logra mover y gritar Adela se ha ahorcado.

Las hermanas se van a la cama Bernarda chilla y continúa: “¡Lléñale! ¡Mi hija murió como virgen! Llébalos a tu habitación y vístelos como una sirvienta. ¡Nadie afirmará nada! ¡Mató a una virgen! Me di cuenta de que las campanas ocasionan 2 vergüenzas al amanecer. Y no deseo lágrimas, la desaparición hay que ver cara a cara. ¡El silencio! Le dije, ¡calla! Lágrimas en el momento en que andas solo. Es la hija menor de Bernarda Alba. Murió virgen. ¡Me escuchaste, silencio, silencio, dije! ¡Paz y tranquilidad!”

Declaración del lector

La sensación del lector con esta obra de García Lorca, que asimismo es una obra teatral, nos dará diferentes críticas que resaltamos:

Una enorme obra maestra. Planeta de dolor, odio y apetito de hombre. Refleja el machismo y el aislamiento del tiempo. Asimismo comprendo que García Lorca se inspiró en hechos reales. Una alegría de leer y otra de verte en el teatro”. Mijilla

La grandeza de Federico García Lorca de principio a fin, lo que nos permite ver el contexto histórico en el que es un caso de muestra de la figura de Bernarda en comparación con sus hijas. Te permite ver de qué forma cambió la sociedad de españa a lo largo del tiempo. Muy complacido al profesor que recomendó esta lectura. Obra maestra.” Xavibernalp

Muy cautivador, ahora como documento sobre una España retrasada tanto mental como en el tiempo. En el momento en que lees estas y otras proyectos de mediados del siglo 20, te percatas de de qué manera las mujeres en la sociedad cambiaron en solo 2 generaciones. Bienvenidos al avance”. Jordi

Sobre la base de estas lecturas obligatorias del Instituto, solo comienza a evaluar el curso y los años que pasaron. La obra de Lorca está plagada de un espeso realismo lleno de símbolos, un gusto intensamente habitual y una dimensión poética fragante que moderniza y agudiza el alma. Bajo estas gruesas capas de opresión y extremismo para el dolor severo, hace aparición una buena pluralidad de personajes frustrados y minados. Mujeres abrumadas por el autoritarismo, la sumisión, lo tradicional, el cinismo y la ira. Un fuego puro de dolor que conducirá indudablemente a la destrucción moral, la tragedia y el drama”. Los Bunburys

Aunque la obra representa a un Lorca un tanto mucho más “indiferente” y menos ágil en las palabras, quizás muy dolido o entristecido por su “entorno”, y lo que ocurrió es en sí una obra que retrata el drama no solo de una familia, sino de una generación subordinada, “a quién le dirán, a quién dirán”, y el temor con el que el autor no quiere entrar en datos. , fuera del ambiente familiar. , tal es así que la tensión actúa muy de cerca, muy familiar como algo que todos tenemos la posibilidad de vivir en un instante preciso y amontonar hasta el momento en que te sientas angustiado.

De ahí que su representación teatral marcha tan bien, porque toda su carga dramática está muy concentrada y hace que el espectador se identifique con el lado bueno de las cosas y la gente y vea cómo la justicia y el rigor se convierten en una forma de vida, Esto, aun en los instantes, parece adolecen de dureza, que respira una alguna ambigüedad, y esta amargura se ve por el mero hecho de de qué forma es, como es, y de qué forma fue opinar la vida, que el sacrificio en la vida, se perdona en el futuro y todo lo que le falta en la vida , se duplicará antes de la desaparición.

Bien difícil, que requiere una lectura sosegada y sosiega, reflejan cada paso para comprender la causa de este logro, sugerido, pero no el mejor trabajo de Lorca, que intenta el lado de absolutamente nadie. Recuerda al Mallorca jugando con ambigüedad pero con carácter”. Antonio González Pastor

El episodio enLa dictadura que Bernarda ejercita en el hogar es que una catástrofe puede ser liberada. Y la hacen volverse desquiciada con esta anciana desengañada con tanta mala leche. ¿Sería una lesbiana oprimida en su juventud? Si te jodo asimismo, es la última vez. No aguardábamos que la gente en sus pantalones fuera como ellos en su propia casa.Lorenzo Pérez Márquez

Es muy difícil decir más, menos palabras, de lo que usa Federico García Lorca. Hay silencio en el trabajo que llena el espacio vacío donde transcurre prácticamente toda la acción, a medias, evidentemente, pintando los retratos de los individuos con más urgencia que las mejores descripciones. Y después está la gran carga poética que tiene, que a cada lado se transforma en un torrente de conmuevas que se atrapan o liberan entre las cinco mujeres que dominan la escena de principio a fin. Muy recomendable“. José Alba

Biografía de Federico García Lorca

Nació el 5 de junio de 1898, en el concejo de Granada Fuente Vaqueros, en el marco de una familia de prestigio económico, y se llamaba Federico del Sagrado Corazón de Jesús García Lorca; Su padre fue el propietario Federico García Rodríguez (1859-1945) y su madre, Vicenta Lorca Romero (1870-1959), la segunda mujer de su padre, 4 profesores que promovieron el gusto literario de su hijo. Su primera casa en Fuente Vaqueros es un museo.

En 1909, en el momento en que tenía once años, la familia se trasladó a la localidad de Granada. En su adolescencia le interesaba más la música que la literatura, estudió piano con Antonio Segura Mesa y entre sus amigos en la facultad es más popular como músico que como novelista.

En 1914 se inscribió en la Universidad de Granada para estudiar filosofía, humanidades y derecho. Mientras tanto, el joven Lorca conoció a otros jóvenes intelectuales en el café “El Rinconcillo”, el Café Alameda.

En la facultad recibió cursos de Martín Domínguez Berrueta, catedrático de teoría literaria y del arte, que llevó a Lorca y sus amigos de viaje por Baeza, Úbeda, Córdoba, Ronda, León, Burgos y Galicia. Estos viajes a diferentes puntos de España fueron los que hicieron de su vocación de escritor. En verdad, el resultado fue su primer libro en Impresiones y paisajes en prosa, anunciado en 1918, una pequeña antología de sus mejores páginas en prosa sobre temas políticos e intereses estéticos.

En la primavera de 1919, ciertos de sus amigos de El Rinconcillo se instalaron en La capital de españa y Lorca, merced a la ayuda de Fernando de los Ríos, que le ayudó a seducir a sus progenitores a fin de que continuaran sus estudios en la vivienda de estudiantes. De esta manera el poeta se transformó en una parte de esta institución.

El dormitorio era entonces un vivero intelectual que cobijaba a personas como Albert Einstein, John May, nard Keynes o Marie Curie, que influirían de enorme manera en la capacitación intelectual de Lorca. De este modo, entre 1919 y 1926 conoció a muchos de los escritores y también intelectuales mucho más importantes de España, como Luis Buuel, Rafael Alberti o Salvador Dalí, y logró huír del aburrimiento cultural de la provincia, que odiaba, puesto que escribió a su amigo, el compositor Adolfo Salazar.

Estoy iluminado como un rosa de cien hojas, pero la realidad me encierra en su fea casa de Esparta. Me escriben desde la vivienda que no tienen habitación. ¡Esto es horrible! ¿De qué forma debo ir a otro lugar? Le tengo temor a los entornos de Baroja y Galdó, el jefe, el maligno estudiante ¡Qué horror!. No digamos nada sobre los entornos de los Zamacois y de este modo sucesivamente. C es terrible! Así que, hasta que no tenga una habitación sola en la residencia, no voy a Madrid. ¡Qué pena! TSoy una mala sombra. Y debo salir, ¿lo oyes? Me ahogo. Este entorno horrible, vacío y provinciano llena mi corazón de lienzos atmosféricos”.

En 1919 y 1921 Lorca publicó el volumen de poesía, compuso sus primeras secuelas, estrenó El mal de la mariposa y desarrolló otras piezas. Incluso durante esta etapa, merced a la asistencia de Fernando de los Ríos, tuvo la posibilidad de conocer a Juan Ramón Jiménez, quien influiría en sus puntos de vista sobre la poesía y con quien tendría mucha amistad.

En mayo de 1921, Lorca regresó a Granada y le dio la posibilidad de comprender al profesor Manuel de Falla, que se trasladó a la localidad en el mes de septiembre del año previo. Tus ovejas amigast la impulsó a emprender múltiples proyectos en torno a la música, el canto, los títeres y otras actividades artísticas paralelas. En el mismo año, Lorca escribió el poema vocal, una obra que no se publicó hasta diez años después. Los años en Granada viraron en torno a 2 enfoques culturales, Falla y la compilación de El Rinconcillo, reunidos en café Alameda.

El 6 de enero de 1923, en la Celebración de los Reyes Magos, Falla participa en una fiesta privada estructurada por Federico, Adolfo Salazar y Hermenegildo Lanz para 2 hijas de la familia, su hermana Isabel y Laura, la primogénita de Fernando de los Ríos.

Una adaptación al estilo Lorca fue interpretada para muñecas modelo del cuento de hadas andaluz “La chavala que regó la basílica y el príncipe preguntó”, un aperitivo atribuido a Cervantes y Misterio de los Tres Reyes, un carro sarmentario del siglo 13 en el que Falla había cooperado en la composición del ratón accidental. En exactamente el mismo año, Lorca y Falla trabajaron en una opereta, Lola, comedia, proyectos que jamás pararon.

En 1925 salió a Cadaqués para quedarse con su amigo Salvador Dalí en Semana Santa. Esta visita, entonces mucho más extendida en 1927, dio forma al alma, la vida y la obra. El fruto de esta intensa amistad fue “Oda a Salvador Dalí”, publicada en la Revista de Occidente en 1926. Además de esto, fue el propio Dalí quien animó al autor a empezar a pintar, en tanto que tuvo su primera exposición en las Galerías Dalmau de Barcelona en 1927. Por su lado, Lorca fomentó a Dalí como escritor.

La edición del libro “Canciones” tuvo lugar en 1927 y también logró su segunda estancia en Cataluña, donde la compañía de Margarita Xirgu fundó la obra “Mariana Pineda” en el Teatro Goya de Barcelona. En esta localidad, el conjunto L’Amics de les Arts (S. Gasch, J.V. Foix, L. Montanya, S. Dali) organiza una exposición de sus dibujos en las galerías Dalmau. El grupo de teatro de Margarita Xirgu decide publicar “Mariana Pineda” en La capital española y hacerlo en el Teatro Fontalba.

En 1928 dirigió un grupo de intelectuales granadinos y creó la revista “Gallo”. Solo se publican dos números de esta gaceta, pero han causado un movimiento en el planeta del arte. Por ejemplo, la segunda edición contiene un manifiesto anti-arte catalán firmado por Salvador Dalí. En parte publica “Oda al Santísimo Sacramento del Altar” y en “Revista del Oeste” publica su primer “Romancero Gitano”. El hospedaje para estudiantes es como se describe en la conferencia “Cuna de españa”.

En 1929 “Mariana Pineda” debutó en Granada y aparece la otra edición de “Canciones”. En el primer mes del verano, viajó a los USA mediante París-Londres y se inscribió en la Facultad de Columbia. Visita teatros, cines, museos y es un entusiasta del jazz. Verano en Vermont, como invitado de Philip Cummings, y en las montañas Catskill con Angel Del Rio. De vuelta en Novedosa York, se mudó al John Jay Hall de la Universidad de Columbia, donde permaneció hasta 1930 y empezó a trabajar en la obra “Versistas en Nueva York”, el guion de “Viaje a la Luna” y comenzó con “The Audience”.

La “Casa de Bernarda Alba” fue terminada en 1936, pero no estará presente en Buenos Aires hasta 1945. En honor a Luis Cernuda. Es 1936, el 13 de julio, cuando José Calvo Sotelo, líder del partido monárquico “Renovación Española”, fue secuestrado de su casa y ejecutado en un cementerio de La capital española. De este modo empieza la revuelta de enormes unas partes del ejército. Federico García Lorca, que no forma parte a un partido político, pero es un artista moderno que por definición perteneció al “arte degenerado”, es considerado enemigo de un régimen autoritario.

Por este motivo, huyó de La capital de españa a Granada, que se sostuvo más sosegada. El 18 de julio tiene rincón el alzamiento militar contra el gobierno de la República. El 16 de agosto, Lorca fue detenido y asesinado el 19 del mismo mes en Viznar (Granada), dejando tras de sí una enorme obra inédita. En el mismo año, Miguel de Unamuno, que está preso en su casa, asimismo muere, y hay un exilio para bastantes artistas españoles, como Manuel de Falla, que moriría siete años después que su amigo Lorca en Buenos Aires sin ver su tierra natal.

Asimismo te invitamos a leer: El origen de la vida Oparin: Resumen y Resumen del estudiante de Adler

[

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies